Blogia

sabia que vendrias

Nocturno I

Habia oscurecido, no habia nadie alrededor excepto algun perro abandonado a su suerte. La luna ilumninaba la montaña provocando inquietantes sombras.

Nocturno II

entre dos aguas a tres colores

banco de pruebas

Me siento en el banco y veo la gente pasar. La mayoria no tiene prisa o al menos no lo demuestran, quizas ya esten cansado no en vano son la ocho de la noche, Regresan a sus casas, cansados despues de un dia de duro trabajo. Los que tengan suerte encontraran a alguien que les haya preparado las zapatillas y puesto a calentar un buen caldo de pollo, otros encontraran, posiblemente una casa vacia donde el sonido de la puerta al cerrarse, retumbara por toda la casa.